Homeopatía

¿La Homeopatía Cura o Previene?

La homeoparía cura

La homeopatía cura las patologías agudas más rápidamente que la medicina convencional. Una gripe, una otitis,  una amigdalitis, una bronquitis se cura más rápidamente y sin dejar residuos. ¿Cuántas veces oímos a muchos pacientes tratados con antibióticos que recaen a los pocos días o bien que les ha quedado una tos y un cansancio del cual no se recuperan hasta pasados incluso dos meses?

Esto no ocurre con los tratamientos de homeopatía y de homotoxicología. Después de veinte años trabajando con medicina biológica puedo asegurarlo, evidentemente siempre que haya un buen diagnóstico y se haga el tratamiento adecuado a ese diagnóstico.

A veces oímos “a mi la homeopatía no me funciona”. Tal vez no funciona porque no se trata correctamente. La homeopatía funciona siempre en manos de un médico experto en la materia.

Es cierto que no todo se trata con homeopatía. En ocasiones hay que complementar o cambiar a otras terapias naturales o farmacológicas. Lo importante es el criterio del profesional y la confianza y relación del médico con el paciente.

Las patologías crónicas se pueden tratar con homeopatía más compleja, y normalmente asociada a otros conceptos de la medicina natural. Estos requieren una eliminación de tóxicos para que funcione el tratamiento elegido.

Lo que está claramente demostrado es que la medicina convencional genera enfermos crónicos,  porque los tratamientos modifican el funcionamiento natural de nuestro cuerpo y progresivamente se irán gestando enfermedades crónicas.

En el caso de un enfermo crónico la medicina natural puede ayudar en las fases agudas de la enfermedad y puede ayudar a no complicar más la situación.

Los niños son los más receptivos a la homeopatía.  También las personas que no toman o no han tomado fármacos.

La información que se tiene es que la homeopatía sirve para prevenir pero no para curar. Error: las dos cosas se consiguen. Cuando hablamos de prevención, generalmente se trata de gripes en invierno y de otros procesos infecciosos, los cuales sí podemos prevenir, pero también curar.

Dejar un Comentario