Hidratación y cerebro

Hidratación y cerebro: Hidratarnos en temporadas de esfuerzo mental

Rate this post

Está demostrado que la ingesta adecuada de líquidos está relacionada con el mantenimiento del rendimiento cognitivo. Es decir, hidratación y cerebro son dos conceptos inseparables. ¡Descubre por qué!

¿Por qué es bueno hidratarse?

La hidratación es fundamental para mantener el rendimiento. En determinadas profesiones es aún más importante. Por ejemplo, para quienes trabajan expuestos a factores ambientales que favorecen la deshidratación y la pérdida de minerales que se asocia a ésta. La pérdida de potasio a través del sudor puede llevar a una persona de riesgo a un paro cardíaco.  Estas profesiones son trabajadores del campo, de la construcción,  minería,  bomberos….entre otras. En las recomendaciones de riesgos laborales debe estar incluida esta información.

La hidratación y recuperación de minerales es importante en trabajos con riesgo de mayor sudoración; por la seguridad del individuo y porque el rendimiento en el trabajo se reduce un 12% en personas con consumo limitado de líquidos.

El grado de deshidratación alcanzado se asocia a la rapidez en toma de decisiones (importante en una conducción de muchas horas), y en el rendimiento cognitivo, que puede contribuir a accidentes laborales, por la reducción del tiempo de reacción.

Una deshidratación del 2% perjudica la memoria a corto plazo, la visión de conducción, la atención y la eficiencia aritmética.

En el rendimiento físico es imprescindible también el restablecimiento de líquidos y electrolitos. En el deporte es fundamental la rehidratación con líquidos y minerales. Esto se hace tanto para rendir más como para evitar un accidente que puede llevar incluso al paro cardiaco.

Por otro lado importante, si hay sudoración, hay que reponer agua y minerales, no sólo agua. Ha existido algún caso que al tomar sólo agua ha sufrido también un paro cardíaco, al diluir en exceso minerales como el potasio, responsable de la conducción cardiaca, y, provocando una arritmia por deficiencias de potasio.

En las empresas deberían preocuparse más por los riesgos laborales e informar a los trabajadores de la actuación correcta y del por qué. Se evitarían accidentes y se mejoraría el rendimiento.

En el ámbito deportivo el médico o incluso fisioterapeuta debería también dar esa información preventiva. No sólo se deben conocer los riesgos de traumatismos sino también de otros problemas.

Dejar un Comentario