clima y medicina

El cambio climático o el clima y medicina

El cambio climático es una realidad que cada día es más preocupante. Desde el 2008 hasta hoy se han reducido los glaciares más de un 50 %. Esto nos llevará a una serie de desastres naturales que ya van ocurriendo desde hace años sin tregua. El tsunami en Thailandia,  los terremotos en Japón y Chile, las inundaciones en Filipinas… Has de saber cómo están relacionados clima y medicina y hoy te lo mostramos.

El cambio climático

Parece que la naturaleza se revela contra el cambio, un cambio con el cual el hombre parece no inmutarse, solo lo comenta, habla de él pero no hace nada. Me refiero a que no hace nada que sea efectivo, por lo menos eso es lo que demuestran los hechos.  La realidad es que los glaciares están disminuyendo rapidísimamente.

Estamos acostumbrados a intentar curar cuando ya se ha producido la desgracia,  no aprendemos a prevenir aún sabiendo lo que puede ocurrir,  simplemente dejamos pasar el tiempo sin actuar, pensando que no nos va a tocar, y, cuando nos toca decimos » Qué mala suerte». No, no es mala suerte, simplemente no hemos puesto remedio. Incluso aunque nos están avisando los científicos,  que son los que estudian, con un mínimo de interés económico.  No hagamos caso a los gobiernos,  éstos intentan tranquilizarnos para que no veamos su inutilidad en esta materia también.

Clima y medicina

Pero… todo esto ¡¿qué tiene que ver con la medicina?!  Sí, tiene que ver. El hombre quiere eliminar las leyes naturales, los procesos naturales, siempre en busca de un interés económico. El hombre pierde de vista el conjunto de la naturaleza,  así como el médico convencional pierde de vista el conjunto del ser humano y su relación con el entorno. Se hacen tratamientos demasiado lineales sin tener en cuenta la integridad del individuo en su ecosistema.

Un tratamiento médico empieza en un diagnóstico correcto. Se debe tener en cuenta, para comenzar, el hecho de que la lesión esté en un órgano o la disfunción nos dé una serie de síntomas. Hay que tener en cuenta el conjunto y hacer un tratamiento global.

Así actuamos en la medicina natural o integrativa. Buscamos qué tratamiento es el mejor para equilibrar al paciente en su totalidad.  La premisa siempre es seguir las leyes de la naturaleza porque es la única forma de no estropear más el organismo.

Prevención de las enfermedades y dolencias

Hay que prevenir lo que sabemos que puede ocurrir. Por ejemplo, enfermedades que pueden aparecer por nuestra genética, cosa que ya podemos estudiar con análisis genéticos. Hay enfermedades que aparecen o no en función de nuestro estilo de vida, de los nutrientes que actúan como fármacos y del estrés que nos envuelve en el día a día.

Podemos prevenir tantas cosas de las que no somos conscientes que deberíamos plantearnos siempre buscar varias fuentes de información y ponernos manos a la obra. Hay siempre algo más que hacer que lo que nos explica la medicina convencional, sea de forma sustitutiva o complementaria.

Dejar un Comentario