Dieta Mediterránea

Dieta Mediterránea y dieta personalizada

Hoy la ciencia estudia la relación entre los genes y la nutrición. Esto nos lleva a pensar que en un futuro podremos hacer lo que ahora llamamos dieta personalizada de forma errónea. Disfruta de todo lo que la dieta mediterránea puede ofrecerte realizándola de manera personalizada (eso sí, regulada por especialistas).

Una dieta personalizada es aquella que se adapta perfectamente a los genes del paciente. Para ello, se tienen en cuenta las patologías que va a tener esa persona.

Las enfermedades que van apareciendo durante nuestra vida dependen de la activación genética que hagamos de nuestros genes. Esto es lo que llamamos epigenética, todos los factores externos que influyen en la expresión de nuestros genes. Un ejemplo sería la diabetes. Genéticamente podemos tener genes que favorezcan la aparición de diabetes. Pero, ésta aparecerá o no dependiendo de si le damos al interruptor que activa el gen «diabético». El interruptor lo accionamos con una ingesta de hidratos de carbono de alto índice glicémico ( concepto nutricional que nos permite saber que hidratos disparan más o menos la insulina, hormona que favorece el depósito de grasa ).

Una dieta personalizada en realidad es la dieta que podemos hacer según nuestra analítica genética, concretando qué alimentos mantienen nuestra salud. Unos individuos deberán comer más proteina y otros menos, al igual que hidratos de carbono y grasas. Eso es en realidad una dieta personalizada.

La activación de los genes patógenos sabemos que se produce con nutrientes específicos. Al revés también ocurre, podemos evitar la activación de determinados genes con nutrientes concretos, y dosis concretas. Un ejemplo demostrado científicamente es la ingesta de omega 3 altamente purificados. Los omega 3 inhiben la activación de los oncogenes (genes que favorecen el cáncer ).

¿Y qué tiene que ver la dieta mediterránea?

La obesidad y el sobrepeso son un problema social que se incrementan exponencialemente. ¿Hacemos el ejercicio suficiente? ¿Comemos correctamente? Las respuestas no son del todo fiables, nos autoengañamos. Afortunadamente tenemos una accesibilidad a muchos y variados productos. Nuestra dieta mediterránea es una dieta saludable, pero la hemos tergiversado. La dieta mediterránea se caracteriza o tal vez deberíamos decir que se caracterizaba por comer poca proteína, cereales como el trigo y el arroz, aceite de oliva y frutas y hortalizas.

Actualmente se ha aumentado en exceso el consumo de proteína y lo peor el consumo de azúcar, escondido en mil productos industrializados.  Y, al hacer poquísimo ejercicio la necesidad de hidratos de carbono disminuye, y lo que ha ocurrido es que también se han aumentado.

O sea, dieta mediterránea sí, para un mediterráneo cuyos genes determinan las necesidades de los productos del entorno y además se han de comer en la medida que los necesitemos.

Dejar un Comentario