Arrugas de Expresión

Hoy en día es uno de los tratamientos mas utilizados a nivel mundial para conseguir la mejoría temporal de las arrugas de expresión, cutáneas moderadas y graves. Esto se consigue de forma fácil y sin complicaciones. Además se puede decir que es uno de los mejores tratamientos estéticos para prevenir la formación de futuras arrugas. Este procedimiento siempre debe ser administrado por médicos cualificacados, con experiencia y con el equipo apropiado.

El tratamiento con toxina botulínica tipo A es muy eficaz, seguro y cómodo; ideal para los pacientes que desean eliminar los surcos y arrugas que han aparecido en determinadas zonas de su rostro. Estos aparecen debido a gestos habituales como fruncir el entrecejo o entrecerrar los ojos.

Este tratamiento tiene una utilidad demostrada como técnica no invasiva de rejuvenecimiento facial; es capaz de eliminar parte de las arrugas producidas por la contracción de los músculos faciales, principalmente en la zona de la frente, el entrecejo, el contorno ocular, el perímetro de la boca y el cuello.

La sustancia utilizada para este tipo de tratamiento (comercializada en España con el nombre de Vistabel® y en otros países con el de Botox®) es en realidad una proteína natural purificada que se extrae de la toxina botulínica. Este principio actúa en la unión neuromuscular, donde confluyen el nervio responsable de la contracción del músculo y este. Para ello, se inyecta en la terminación nerviosa, donde inhibe la liberación de las vesículas que contienen acetilcolina, responsable de activar la contracción muscular.

De esta forma, los músculos pierden su capacidad de contracción a partir de 48-72 horas. La inactivación neuromuscular se mantiene por un período de entre 4 y 6 meses.

Mecanismo de acción de la toxina a nivel muscular

La seguridad de los tratamientos estéticos realizados con esta sustancia ha sido probada en estudios médicos a lo largo de más de 20 años. Esto certifica que se trata de una terapia segura, eficaz y bien tolerada. Sus efectos no son a nivel sistémico si se respetan las dosis y zonas adecuadas de inyección.

De ahí la importancia de que el tratamiento sea realizado por médicos especialistas. Estos deben conocer la estructura muscular y nerviosa de las zonas donde ha de aplicarse y las dosis adecuadas para cada tipo de arruga.

El tratamiento

El tratamiento se lleva a cabo a través de la inyección en el músculo. Estas filtraciones se realizan mediante un pinchazo imperceptible, con una aguja muy fina. Además, antes de inyectar la toxina, el profesional aplica una crema anestésica en la zona.

Una vez que la anestesia tópica ha hecho efecto, se procede a marcar y delimitar las partes a tratar, según la musculatura de la zona. Después, el profesional calcula las dosis de toxina necesarias para la relajación muscular. Esta dosis se mide en unidades, de tal manera que cada punto de inyección debe tener unas unidades mínimas para que el tratamiento sea efectivo y unas máximas; oscilan entre 2 a 5 u.i. en cada inyección-, y que nunca sobrepasan las 100.

La aplicación de la toxina botulínica

La aplicación del tratamiento difiere en función de la zona.

  • En la frente se actúa sobre el músculo frontal y se inyecta la toxina en pequeñas dosis a cada lado de la arruga, separadas cada inyección un centímetro aproximadamente.
  • Para difuminar las arrugas que envejecen la mirada se actúa sobre tres puntos: el entrecejo, las “patas de gallo” . En el entrecejo se aplican dos inyecciones en cada músculo corrugador. Después, una en el músculo procerus, responsable de fruncir esta zona.
  • Del mismo modo, se realizan infiltraciones en los labios. En la comisura del labio inferior, en la depresión comisural, en la zona del músculo depresor del labio inferior y por fuera de la comisura, un centímetro hacia abajo y hacia afuera.
  • También la zona media del cuello presenta en ocasiones arrugas, que se disponen en forma de dos bandas paralelas. Esto ocurre como consecuencia de la contracción del músculo platisma. Para corregir este efecto se aplican 4 ó 5 inyecciones a lo largo de la banda. Se pellizca la banda platismal para controlar su posición antes de introducir la toxina en su espesor. Durante las cuatro a seis horas siguientes a la aplicación de la toxina botulínica no deben realizarse masajes en la zona. La toxina podría difundirse y paralizar temporalmente algún músculo cercano y generar asimetrías.
  • Para eliminar las temidas “patas de gallo” . Se realiza un marcaje en forma de triángulo (con la base hacia el canto externo del ojo y teniendo sumo cuidado de no inyectar la toxina por dentro del borde orbitario).
  • Por último, en la porción más externa del párpado superior, debajo de la cola de la ceja y encima del reborde orbitario. Se realizan dos infiltraciones para evitar que la contracción del músculo orbicular en esta zona deprima la cola de la ceja.
Métodos

Esta técnica difiere si el objetivo es eliminar las arrugas verticales que aparecen en el contorno de la boca. En esta zona el profesional debe ser muy cuidadoso para no crear asimetrías. Por lo tanto, antes de inyectar el tratamiento se realiza un estudiado marcaje de las arrugas

Por lo tanto, antes de inyectar el tratamiento se realiza un estudiado marcaje de las arrugas (los surcos conocidos como “código de barras”).

Una vez identificada la zona de actuación, se inyecta una pequeña cantidad de toxina en la zona de la línea del bermellón. En este punto es importante que cada una de las zonas del hemilabio superior sean inyectadas con la misma dosis.

Complicaciones, efectos adversos y otros

Las complicaciones son muy raras, siendo algo frecuente la aparición de una leve infamación o pequeños hematomas en la zona de aplicación, que dura unos pocos dias.

El tratamiento debe evitarse en pacientes embarazadas, en lactancia y en pacientes con coagulopatias o en tratamientos anticoagulantes.

Los efectos del tratamiento se observan al cabo de tres o cuatro días y son reversibles. Tienen una duración aproximada de seis meses —cuando se crean nuevas placas de unión neuromuscular que reactivan la neurotransmisión—. Sin embargo, en este período se produce una deshabituación del paciente a contraer los músculos de las zonas tratadas. Así, cuando desaparece el efecto de la toxina botulínica tiene menos tendencia a contraer la musculatura;a atenuación de las arrugas se mantiene parcialmente.

Combinar el tratamiento

Igualmente es interesante en algunos casos ( arrugas muy profundas), combinar o completar el tratamiento con procedimientos de relleno y peelings.

Este procedimiento es también uno de los mas útiles en el tratamiento de la hiperhidrosis ( sudoración excesiva), a nivel de las axilas, palmas de las manos y plantas de los pies, que afecta seriamente a la vida de relación del paciente ( laboral y social) , y puede llegar a afectar su autoestima .El mecanismo de acción de la toxina a este nivel, consiste en la denervación química de los receptores de las terminaciones nerviosas simpáticas en las glándulas sudoríparas.

La aplicación es similar al procedimiento antes descrito, haciendo un poco mas de énfasis en la preparación de la anestesia local. Una vez concluida la aplicación de la toxina en las áreas de las palmas de las manos, se recomienda al paciente evitar conducir y manipular objetos que necesiten de fuerza en las manos, pues podría verse afectada la capacidad de pensión durante un tiempo.